Aprendiendo con el Economista Camuflado

el_economista_camufladoLa economía está en las noticias todo el tiempo. Quién más quién menos oye unas veinte veces al día que si la prima de riesgo sube, baja un poco o sube aún más. Vivimos estos días en el estúpido debate acerca de que si a que los europeos nos saquen las castañas del fuego le llamamos rescate o recurrimos a un eufemismo cualquiera. Miramos a Grecia, miramos a Portugal y pensamos que lo peor podría estar por venir…

En este contexto, creo que cualquier lectura que nos ilustre acerca de algo tan complejo como la economía es una lectura interesante. Y en este post os quiero recomendar un libro de divulgación económica: “El economista camuflado“, de Tim Harford. Un poco al estilo de Freakonomics, quizás más didáctico en lo global y sin recurrir a anécdotas como ejemplos.

Saber un mínimo de economía es ya imprescindible para que no nos tomen tanto el pelo. Harford cita a George Bernard Shaw cuando dice que

todas las profesiones son conspiraciones contra los legos

Máxime cuando parece que en nuestro país los economistas buenos están más en los medios y en las universidades que en los centros de poder donde se pueden corregir cosas y tomar decisiones certeras por nuestra cuenta, antes de que nos las dicte Merkel. Pero tenemos los políticos que nos merecemos. En otro contexto, Harford cita a Napoleón:

Nunca debe atribuirse a la conspiración lo que bien podría explicarse por la incompetencia

Parece que hay políticos malos en muchos otros lugares:

Todos sabemos que, en la mayoría de los países, el ministro de Defensa es el encargado de atacar a las demás naciones y que el ministro de Trabajo capitanea la fila de desempleados. En Camerún , el ministro de Turismo practica esa noble tradición: su trabajo es intentar que los turistas desistan de entrar a su país.

Ya al margen de las altas cotas de incompetencia y de ceguera partidista que sufren nuestros dirigentes, tenemos luego niveles de tontuna bastante grandes. La economía no es una ciencia exacta ni sencilla, y para un mismo problema puede haber varias recetas.

Se atribuye a Harry Truman el haber solicitado un economista manco, que fuera incapaz de dar un consejo y luego decir: on the other hand, esto es, por otro lado

Por eso es importante la orientación del político, para que a las recetas de los economistas sepa priorizar lo mejor para el pueblo.

millones de personas podrían verse beneficiadas con mejore políticas económicas, y millones de personas mueren a causa de malas políticas económicas. En ocasiones, la lógica de la economía es tan convincente que resulta imposible para los economistas no tomar una postura al respecto.

No entraré en este post a listar los conocimientos sobre economía que encierra Harford en estas páginas, en parte por que al querer resumirlas seguro que no las explico tan bien como él. Me quedo en la insistencia de que todos deberíamos saber más, y que estos libros pueden echar una mano a la hora de tomar decisiones cotidianas. Por ejemplo, Harford explica que:

un tipo de verdad sobre los supermercados: están llenos de sustitutos parecidos (o no tan parecidos),; algunos son baratos, otros son caros, pero todos comparten un fuerte elemento azaroso en el precio. El elemento fortuito se encuentra siempre presente, de modo que sólo los clientes que prestan cuidadosa atención, recuérdalo y comparan precios obtendrán las mejores ofertas. Si lo que quieres es burlar a los supermercados, tu mejor arma es la simple observación. Y si no te molestas en practicarla, entonces es que, realmente, no necesitas ahorrar dinero.

Ya ves… Cuanto peor este el panorama, más debemos saber todos… Muchas gracias a Carmen por regalarme “El economista camuflado” y por su cariñosa dedicatoria. Que una excelente directora de finanzas te haga un presente así es siempre buena señal :-)

Si te gustó, ¡compártelo!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>