Tag Archives: amor

La vital imperfección de Murakami en Tokio Blues

Hacía tiempo que tenía ganas de meterle mano  algo de narrativa japonesa, ya he mencionado alguna vez que la cultura nipona me sorprende, así que otro de los libros que cayó durante el viaje a Brasil fue Tokio Blues (norwegian wood) de Haruki Murakami.  Había leído buenas críticas de Murakami, pero he de decir que pese a que su manera de escribir es muy interesante, la novela se me hizo un poco larga, seguramente por el tema. Tokio Blues relata la vida de un estudiante japonés en los años sesenta, un tipo taciturno y, la verdad, bastante aburrido, que sin embargo se rodea de personajes interesantes, diametralmente opuestos, que le harán superar pérdidas, amores, desamores, desengaños y disgustos.  En un entorno social en el que cada uno va a su aire no resulta fácil asirse a relaciones que vayan muy lejos, aunque las del protagonista le acaban marcando: la novela empieza cuando la canción de The Beatles titulada Norwegian Wood escuchada por el protagonista en un avión Leer más

¿Me seguirás queriendo si mojo la cama?

Tres regalos en uno explican cómo llegó este libro a casa. El primer regalo, la visita de Raúl y Amparo. Dando un paseo con ellos llegamos a una librería preciosa, la Central, y pasear por esta antigua capilla reconvertida en librería (pocos mejores destinos pueden tener las iglesias...) constituye el segundo regalo. El tercero y mayor: detallazo de Raúl y Amparo que salen de la librería con algunas adquisiones y dejan ésta para nosotros. ¿Me seguirás queriendo si mojo la cama? es un pequeño cómic de Liz Prince, de apenas 70 páginas, lleno de esas pequeñas estupideces que hacemos casi todos en nuestra convivencia con nuestra pareja. Puede sonar un poco empalagoso y de hecho algunas páginas lo son. Pero leyéndolo, te das cuenta de que todas las parejas acabamos teniendo nuestros códigos, nuestros momentos, esas pequeñas tonterías que te hacen sentir tan cerca de quien aguanta tus manías, tu buen y/o mal humor, soporta tus desvaríos y te ofrece los suyos. Los sencillos Leer más

A veces Fortuna sonríe

La fórmula es más sencilla de lo que parece, y sin embargo, en muy contadas ocasiones coinciden todos los componentes necesarios: una medida de voluntad, una buena cantidad de fe, un poco de templanza, otro poco de sapienza, y sobre todo muchísima suerte. Cantidades industriales de fortuna. Azar, ventura, casualidad, potra, chorra, chiripa, providencia... También es imprescindible que parte de esa suerte se invierta en elementos circunstanciales, léase, estar en el momento justo en el lugar adecuado. En ese momento, atención, hay que darle el empujoncito necesario a la combinación de esos elementos para que el cambio se ponga en marcha. Sólo eso, un empujoncito. Un mínimo de deseo. La suerte pesa tantísimo en la fórmula que el mérito es más bien poco. Y eso hay que tenerlo presente para no malbaratar el asunto. Pese a la dificultad de condensar los ingredientes de la mezcla en un sólo crisol, a veces ocurre. Una vez en la vida, dos en el mejor de los casos. ¿Ninguna quizás?. Leer más

Inventando un ritual

Leo en El País Semanal un artículo de Francesco Manetto acerca del fenómeno literario italiano Federico Moccia (wikipedia en italiano , blogs en wordpress ), cuyas novelas están causando furor entre los jóvenes italianos. Cuenta el artículo una anécdota que me ha parecido pura poesía. Si alguna vez llego a publicar algo, ojalá me pasara algo así. En su novela Ho voglia di te, la pareja protagonista sella su compromiso poniendo un candado en una farola de un puente romano. Cito al autor: En Roma hay muchas tradiciones, desde echar una monedita a la Fontana di Trevi hasta poner la mano en la Bocca della Verità . Pero eran demasiado conocidas, así que decidí inventar una. Una semana después del lanzamiento, crucé el puente y vi que alrededor de la tercera farola había más de cien candados. Fue una sensación increíble: dices algo en broma y se convierte en realidad Así, sin querer, Moccia ha creado un ritual, quién sabe si acabará en una tradición Leer más

¿Cuál es tu conducta sustitutiva?

Las vacaciones son un excelente momento para leer, y sin tener una conexión a Internet a mano (deliberadamente) se acumulan las referencias sobre las que bloguear. Empecemos con una anotación cortita, pero demoledora: Por lo general, la primera reacción de un animal frustrado es intentar alcanzar su objeto con más fuerza que antes. Por ejemplo, una gallina hambrienta (Gallus domesticus) a la que un cercado de alambre le impide a llegar a la comida, hará unos esfuerzos cada vez más frenéticos para atravesar el cercado. Sin embargo otro comportamiento, sin objetivo aparente, sustituirá poco a poco al primero. Las palomas (Columba livia) picotean el suelo sin parar cuando no pueden conseguir el codiciado alimento, aunque en el suelo no haya nada comestible. Y no sólo picotean de ese modo indiscriminado, sino que a menudo se alisan las plumas; esa conducta tan fuera de lugar, frecuente en las situaciones que implican frustración o conflicto, se llama conducta sustitutiva. A principios Leer más