Tag Archives: cuaderno amarillo

Retroprogreso

Antes de cerrar las notas de Cuaderno Amarillo , de Salvador Pániker, es imprescindible una referencia a la principal idea que resume la filosofía del autor en este libro. Lo interesante (a mi entender) de esta idea es que aúna maneras muy diferentes de enfrentarse al mundo. Nos han educado en dualidades que enfrentan unos conceptos a otros para obligarnos de alguna manera a quedarnos con uno eliminando su opuesto. Lo interesante aquí es superar esa dualidad y aceptar sin reparos que uno puede ser una cosa y lo contrario sin que eso nos traumatice o invalide nuestro argumento. Nuestra capacidad de avanzar en el razonamiento de cómo vemos las cosas recibe así una aportación interesante: podemos dejar de lado los detalles de dos posiciones a priori opuestas, claro, pero en muchos casos hay valor en lo esencial de ambas partes de una aparente contradicción. Una vez superada la dualidad, nuestro punto de vista se amplia al considerar valores y partes de ambos. Una suma real Leer más

¿Qué es lo más difícil en la vida?

Sigo disfrutando de una quizás demasiado lenta digestión de Cuaderno Amarillo , y qué le voy a hacer si este libro está lleno de muy buenas ideas y muy buenas invitaciones a repensar las cosas. Y en varias de esas ideas ya citadas se le da vueltas a la reflexión sobre qué es lo que auténticamente queremos vivir por oposición a lo que realmente nos limitamos a hacer en la mayoría de los casos. Una nueva cita para invitarnos a tomar en cuenta lo breve (y maravilloso) de nuestro paso por aquí: Lo más difícil en la vida es enterarse de lo que uno quiere -lo que uno quiere en libertad, más allá de los mecanismos de defensa y otros condicionamientos-; pero una vez averiguado lo que uno quiere -lo cual sucede pocas veces- lo ético es hacer precisamente lo que uno quiere. Si alguna vez te has preguntado si estás viviendo lo que quieres vivir, y si está en tu mano cambiar hacia lo que realmente quieres hacer, ahora ya tienes una respuesta inmediata. Y no me refiero a que te Leer más

Actitud en un museo

Tras un breve descanso fuera de la Red, vuelvo al blog y como no podía ser menos, sigo aún con Cuaderno Amarillo . Una vez más con un nuevo enfoque para lo cotidiano, y para repensar cómo nos acercamos a la ciencia o al arte. Pániker hace una reflexión acerca de la remodelación de algunos museos para argumentar que: El museo deja de ser un espacio disecado y frío, un mero almacén de momias y productos taxidérmicos. Nunca acabé de digerir a esas personas que se abstraen durante una hora contemplando un cuadro en una sala. Los cuadros están ahí, integrados en un ambiente, y tropezar con ellos en algún momento inesperado, y sentir entonces gratitud. Totalmente de acuerdo, y como amante a los museos, no me queda otra que mostrar grandes dosis de gratitud. Pero algunas de las exposiciones que he podido ver durante estas breves vacaciones me han causado un efecto más bien contrario, y que cada vez es más común: más que agradecido me siento engañado ante algunas exposiciones, Leer más

De trepas y de Zen

En estas memorias, en esta recopilación de ideas y reflexiones que es Cuaderno Amarillo, de Salvador Pániker, encuentro a menudo referencias no sólo a lo que pienso, sino también a lo que me acontece, al día a día. Creo que por eso encuentro tantas cosas en ese libro que me apetece reflejar en este blog... Por ejemplo, esta cita no tiene desperdicio: Los seres humanos se dividen en dos clases: los que venden algo y los que no venden nada; los que trepan y los que están libres; los que predican y los que viven. Tal vez sólo existan los de la primera clase, pero ello no obsta para que la división sea pertinente. Porque estamos muy hartos de vendedores, trepadores y predicadores. Ya decía Alan Watts que si el zen ganó popularidad en Occidente es porque, a diferencia del estilo profético judeocristiano, no predica, no moraliza, no regaña. No da la tabarra. No trata de vender nada. Es posible que al leer esto hayas hecho rápidamente lo mismo que yo: un repaso mental de Leer más

Ya somos felices, sin saberlo

Salvador Pániker describe en Cuaderno Amarillo una conferencia sobre la felicidad que le invitarón a dar en Menorca (por cierto, un destino más que recomendable). Tomo nota de algunas de las frases que usa como sinopsis de su ponencia: Lo que hay que hacer con la Felicidad es no buscarla. Ya dicen los budistas que el deseo del nirvana impide el nirvana. Y no hay que buscarla porque, sin saberlo, todos somos felices ya (...) la mayoría de las personas sufre por los esfuerzos que hacen por no sufrir. Vivir el presente. Trascender el tiempo. Hemos generado un tiempo meramente mercantil, tiempo homogéneo y mesurable, vinculado a la venta del trabajo (...) Meditar es abolir el tiempo. Yo lo planteo del siguiente modo: alguien abierto a la experiencia no pregunta por las razones de existir y el sentido de la vida. La preocupación por el significado de la vida no es tanto una cuestión filosófica cuanto el síntoma de que el flujo dinámico del vivir ha sido interrumpido. Superar Leer más