Un hombre en la oscuridad

un hombre en la oscuridadHay un librería en Buenos Aires, Argentina, que se llama El Ateneo. Estuvimos allí el pasado septiembre. Salir sin libros de ese establecimiento es imposible por poco que te guste leer. Y aprovechando lo fuerte que estaba el euro, no pudimos evitar hacernos también con un libro que podríamos haber comprado aquí, pero nos apetecía leerlo durante el viaje. Teníamos por delante un buen montón de horas de avión, y acabamos comprando casi todo lo que va publicando Paul Auster, así que por qué no. Como anécdota, nuestro ejemplar “Un hombre en la Oscuridad” hizo el viaje de vuelta a Barcelona en una caja que nos auto enviamos desde Bangkok. El saber no ocupa lugar, pero los libros pesan un rato…

Fiel a su estilo introspectivo de personajes que se cuestionan a sí mismos, esta novela es una narración doble, donde el personaje principal trama en sus noches de insomnio la historia de otro personaje puesto en situaciones límite. Nos desvelaré cómo se entrecruzan las tramas, pero recomiendo este libro como recomendaría una lectura de Paul Auster a cualquiera que aún no lo conozca. Bueno, a cualquiera no, ha de gustarte darle vueltas a quién eres y qué quieres y a esos monólogos internos tan Austerianos… El País publicó el principio del libro

Mientras lo leía, tome nota de una referencia para este blog, que me recordó a tanta gente buena que conozco…

(…) una buena persona que se niega a creer que lo es, porque sólos los buenos dudan de su propia bondad, y eso es precisamente lo que los hace así. Los malos sí saben que son buenos, pero ellos lo ignoran. Se pasan la vida disculpando a los demás, pero no son capaces de perdonarse a sí mismos.

Y como dice el personaje del libro, mientras pasa todo esto, mientras lees, vives, vas, vienes, sufres, amas y gozas…

el peregrino mundo sigue girando

Si te gustó, ¡compártelo!

    Una respuesta a Un hombre en la oscuridad

    1. Muy bueno! lo leí hace unos meses del tirón. De lo mejor de Auster. Mola lo de autoenviarse los libros. Yo normalmente los dejo en los viajes. Me inquieta ver solo libros en aleman, ingles, sueco, etc… en las pequeñas bibliotecas de los hoteles

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>